blog

Colon irritable: que comer, que evitar y 5 alimentos para reducir los síntomas

Una nutrición adecuada, combinada con un estilo de vida saludable, puede ayudarnos a combatir el síndrome del intestino irritable. Veamos qué comer, qué evitar y 5 alimentos útiles para reducir los síntomas del intestino irritable.

El síndrome del intestino irritable (también llamado colitis) es una condición patología crónica generalizada (se estima que en promedio una de cada cinco personas la padece) y cuya resolución sigue siendo un desafío abierto. De hecho, aunque existen diversas hipótesis sobre la fisiopatología de este trastorno, aún no se han aclarado las causas.

Se trata de un síndrome caracterizado por dolor o malestar abdominal, irregularidad intestinal tanto en el tipo como en la frecuencia de las deposiciones, hinchazón del vientre, estado general de fatiga. LA criterios fundamentales para el diagnóstico de esta enfermedad se basan en el dolor abdominal y en la irregularidad de las deposiciones, que pueden consistir en episodios de diarrea o estreñimiento o la alternancia de ambas condiciones.

Sin embargo, parece que la patología es el resultado de una interacción compleja entre el tracto gastrointestinal, el sistema inmunológico y el sistema nervioso. En particular, se desencadena por la asociación de problemas en la motilidad intestinal, aumento de la sensibilidad de la mucosa intestinal y alteración de la permeabilidad intestinal a lo que contribuirían la nutrición, el sistema inmunológico y factores psicosociales. De hecho, la ansiedad y el estrés son factores que contribuyen a empeorar los síntomas de esta patología o incluso para desencadenar episodios agudos.

Además de sus propios síntomas del sistema gastrointestinal, el síndrome del intestino irritable a menudo se asocia con otras dolencias, como fatiga, falta de concentración, taquicardia, dolor de cabeza. Veamos ahora que comer con intestino irritable y lo que, en cambio, es mejor no comer.

Colon irritable: que comer y que evitar

Dependiendo de los síntomas y la gravedad de la afección, el gastroenterólogo recomendará el tratamiento más eficaz caso por caso, pero sin duda lo primero que debe hacer para mejorar y curar esta afección es cambiar el estilo de vida y la nutrición. Será bueno evitar el estrés y los malos hábitos alimenticios, llevando una dieta sana y equilibrada y evitando los alimentos que pueden desencadenar y apoyar los síntomas.

Sería bueno eliminar o reducir drásticamente las fuentes de grasas y azúcares simples, y también los llamados carbohidratos fermentables o FODMAPs (Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables), como fructosa, lactosa, sorbitol, manitol, xilitol, compuestos que se encuentran en muchos productos con un contenido reducido de azúcares que provocan flatulencia porque no se absorben completamente en el tracto gastrointestinal y son fácilmente fermentables por la flora bacteriana intestinal.

Dado que el síndrome del intestino irritable a menudo se asocia con intolerancia a la lactosa, será bueno asegurarse de esto y, si es necesario, eliminar las fuentes de lactosa de su dieta. También es necesario eliminar el alcohol y los alimentos que irritan las paredes intestinales, como las especias picantes, pero también la cafeína y la teína que tienen una acción excitante e irritante sobre la mucosa del tracto gastrointestinal. Además, sería mejor comer fruta sin cáscara (este aspecto, sin embargo, depende mucho de la tolerancia personal).

Incluso el microbiota intestinal, es decir, el conjunto de bacterias que forman parte de la flora de nuestro intestino, juega un papel papel fundamental en la etiología del síndrome del intestino irritable. Prueba de ello es el hecho de que en los sujetos afectados por esta afección el tipo de población bacteriana intestinal es muy diferente al de los sujetos sanos.

Por otro lado, incluso el tipo de dieta es capaz de influir en la microbiota intestinal, por lo que, dado que la nutrición juega un papel clave tanto en la génesis de la enfermedad como en el tipo de flora bacteriana intestinal, cuidar la dieta y tomar algo los probióticos se vuelven de suma importancia.

Numerosos estudios han demostrado que aumentar la ingesta de fibra ofrece una ayuda válida para aliviar y tratar los síntomas ya que, además de ofrecer beneficios directos a la funcionalidad del colon, también apoya la flora bacteriana. Las fibras deben provienen principalmente de frutas y verduras (evitando el no recomendado) y ser del tipo soluble.

Una condición fundamental para mejorar esta patología es la de hidratar beber mucha agua, preferiblemente sin gas y evitar atracones, comer en porciones pequeñas. Veamos en detalle cuáles son los alimentos que se pueden ingerir y cuáles, en cambio, conviene evitar en caso de colon irritable.

Alimentos a preferir: Alimentos no recomendados: Para consumir con moderación:
kiwi Comida frita legumbres
Melón Carnes grasas Cebolla
Plátanos (no inmaduros ni demasiado maduros) Alcachofas Ajo
Frutas cítricas Salchichas Quesos
Fresas Edulcorantes Leche
Lechuga Chocolate Cereales integrales
Zanahorias Alcohólico Melocotones
Calabaza y calabacín Anacardos Almendras
Pepinos Alimentos en conserva Avellanas
Berenjena Especias picantes Manzanas sin piel
Carnes magras Té y café con cafeína. Peras
Yogur Sandía Brócoli y repollo
Pescado Albaricoques
Higos
Pistachos

Colon irritable: 5 alimentos que ayudan a reducir los síntomas

Aunque, como hemos visto, es una afección difícil de tratar, sí existe. alimentos que vienen en nuestra ayuda y puede ayudar a aliviar o incluso a resolver los síntomas. Veamos cuáles son.

1 Menta salvaje

Es una hierba aromática silvestre muy común que muchos de nosotros también cultivamos en nuestro balcón y que durante siglos se ha destacado por sus propiedades terapéuticas. Numerosos estudios científicos demuestran que las hojas de la planta y también el aceite que si se extraen son eficaces en reducir los síntomas del síndrome del intestino irritable, gracias a la acción antiinflamatoria sobre el tracto gastrointestinal. Es posible tomar menta añadiéndola como hierba aromática en platos o tomando sorbos de una infusión preparada con hojas secas.

2 Jengibre

Incluso el jengibre, del que ahora conocemos las múltiples propiedades, ayuda en caso de colon irritable gracias a la molécula de zingerona, que se obtiene de la cocción del jengibre y que es responsable de su sabor picante. Este compuesto, gracias a su acción antioxidante, tendría un efecto directo sobre la musculatura intestinal ayudando a calmar los síntomas asociados a la afección.

3 Manzanilla

La manzanilla también tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes y es particularmente adecuada para tratar intestinos irritados e inflamados. Se puede utilizar haciendo una infusión de flores y bebiéndola durante todo el día.

4 Cúrcuma

Numerosos estudios han demostrado que, gracias a sus conocidas propiedades antiinflamatorias, la cúrcuma tiene un papel protector en el intestino y, por tanto, puede ofrecer ayuda en caso de síndrome del intestino irritable.

5 kiwi

Los kiwis han demostrado ser de gran utilidad para aliviar los síntomas del intestino irritable gracias a su contenido en fibra soluble, especialmente para quienes padecen la variante con estreñimiento, ya que regula el tránsito intestinal.

Como hemos visto, el síndrome del intestino irritable puede presentarse con diferentes síntomas de persona a persona y no existe una solución única al problema. Si ha logrado calmar los síntomas con su dieta, puede hablar de su experiencia aquí dejando un comentario.

Ha leído: Colon irritable: qué comer, qué evitar y 5 alimentos para reducir los síntomas

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Selecciona aceptar para continuar navegando. Política de cookies

Ir arriba