blog

Combinaciones de alimentos: como hacerlas correctamente y que evitar

Descubra cómo combinar los alimentos correctamente para evitar problemas digestivos y mantener un peso saludable

No solo condimentos y pesos: las combinaciones de alimentos adecuadas son muy importantes en el contexto de una sola comida para facilitar los procesos digestivos, ayudar a la actividad de los órganos responsables de ellos y también para facilitar la pérdida de peso. ¿Cuáles son las combinaciones de alimentos correctas y cuáles evitar?

Comer es un placer, pero aprender a hacerlo correctamente debe ser un hábito, para que se convierta en un estilo de vida natural. A’nutrición correcta y equilibrada no se basa solo en las cantidades de los alimentos individuales que traemos al plato, ni en la forma en que los condimentamos, enriqueciéndolos en sabor: hay una tercera pieza que completa este tríptico fundamental, clave para el bienestar ser del organismo, y viene dado por cómo los combinamos y emparejamos.

La combinaciones de alimentos a menudo son completamente desconocidos, o conocidos pero subestimados: reconocer los correctos de los incorrectos y aprender a ponerlos en práctica, a diario, es muy importante. Veamos juntos por qué.

Combinaciones de alimentos: por qué son importantes las asociaciones adecuadas

Nuestro cuerpo es como una máquina, funciona mejor si podemos suplirlos y hacerlos asimilar todos los nutrientes necesita de la manera correcta. Los beneficios se leen en términos de salud, mayor energía y vitalidad, buena calidad de los procesos digestivos y del sueño, mejora de peso.

Además, el combinaciones de alimentos adecuadas tienen como objetivo evitar al menos dos condiciones que atentan contra el estado de bienestar y nuestra salud: las cargas glucémicas en una sola comida, responsables de los picos de insulina que, si son demasiado frecuentes y prolongados en el tiempo, afectan alacumulación de grasa, especialmente en la zona abdominal, y los efectos secundarios de la digestión lenta y difícil, como hinchazón de estómago, flatulencia, distensión abdominal, alteración de la colmena.

La “misión” es, por tanto, estimular y mantener activos los órganos responsables de la digestión y activación del metabolismo, así como suministrar al organismo los micronutrientes de la mejor forma posible. Es por eso que aprender a hacerlas correctamente es una ventaja para nosotros.

Combinaciones correctas de alimentos: así es como se combinan los alimentos

Hay algunas pautas generales sobre combinaciones correctas entre las diversas categorías de alimentos, basado sobre todo en el principio de una digestión sana y correcta. Los macronutrientes presentes en los alimentos (carbohidratos, proteínas y grasas) requieren diferentes sitios de acción, enzimas y pH para el proceso digestivo, y una combinación incorrecta puede generar hinchazón intestinal tras la formación de gases, sensación de pesadez, dolor y / o calambres. abdominales, ralentización en la pérdida de peso o incluso aumento de peso.

LA hidratos de carbono complejos combinar bien con verduras con bajo contenido en almidón y muy drenante, ya que las fibras allí presentes reducen la cantidad de azúcares absorbidos por el organismo, y con legumbres, es decir, con una fuente de proteínas vegetales, ya que la unión de las dos categorías de alimentos forma un plato completo en términos de proteína, compensando mutuamente el contenido de aminoácidos limitados o presentes.

Por el contrario, los carbohidratos complejos deben evitarse en combinación con uno fuente de proteína animal, dado que el proceso digestivo de los dos macronutrientes involucra enzimas que trabajan a diferentes valores de pH (para los carbohidratos, las enzimas funcionan mejor con un pH alcalino, mientras que las enzimas requeridas por las proteínas prefieren un ambiente ácido): la presencia simultánea de ambos en el estómago, puede digestión lenta y favorecer la aparición de sensación de pesadez e hinchazón abdominal.

Incluso la combinación de carbohidratos y carbohidratos debe evitarse, como pasta y patatas, pasta y pan, pasta y fruta o postre. En este caso, no es tanto un problema digestivo lo que se pone en tela de juicio, sino la creación de una comida demasiado alta en azúcar y con una carga glucémica elevada.

La proteinas se digieren mejor cuando se combinan con una fuente de verduras amargas, que estimulan el trabajo del hígado en el proceso digestivo. Específicamente, la carne roja se combina mejor con achicoria, achicoria, rúcula cruda, mientras que con la carne blanca también se pueden elegir verduras cocidas; la pescado combina mejor con escurrir verduras y no con la hoja verde cocida, para evitar un exceso de sales minerales.

A menudo se dice que es incorrecto partido en el mismo plato dos fuentes de proteínas diferentesEsto es parcialmente cierto, ya que al hacerlo se corre el riesgo de dificultar la digestión de la comida. En realidad, quienes no padecen dolencias particulares aún pueden insertar dos fuentes de proteínas, tanto animales como vegetales, siempre que reduzcan sus respectivas cantidades, para no exceder la ración de proteínas otorgada en función de sus necesidades diarias.

También grasa combinar bien con verduras; en particular, con los quesos curados, se deben evitar los tomates y se prefieren las verduras diuréticas y ricas en agua que estimulan el funcionamiento de los riñones.

Las combinaciones de alimentos más comunes que deben evitarse

Algunas combinaciones de alimentos han entrado en todos los aspectos en nuestros hábitos culinarios, volviéndose típicas o en todo caso frecuentes en distintas comidas porque sin duda son buenas, pero en cuanto a nutrientes y beneficios reales para nuestro organismo, ay, no son opciones óptimas. Averigüemos qué son y por qué.

  • Café y leche: representa la bebida italiana para el desayuno por excelencia, el capuchino es la opción favorita de muchos, un verdadero abrazo matutino para comenzar el día. Bueno, claro, pero la combinación de la albúmina presente en la leche y los taninos del café da lugar a una sustancia, el tanato de albúmina, que ralentiza la actividad intestinal y tarda unas tres horas en digerirse, contraindicado para quienes padecen de digestión lenta. Además, la leche reduce la absorción de polifenoles en el café, mientras que este último reduce la biodisponibilidad del calcio. Mejor, entonces, optar por otras bebidas para dar los buenos días;
  • Ricotta y espinacas: además de ser uno de los rellenos más habituales de pasta fresca, ricotta y espinacas, puede parecer una buena combinación de alimentos para un plato a base de queso y verduras. En realidad, esta no es una asociación de alimentos adecuada si desea asimilar el calcio presente en la ricota. Los oxalatos contenidos en las espinacas, de hecho, dificultan su absorción;
  • Mozzarella y tomates: otro clásico de la cocina mediterránea, el caprese es sin duda un plato delicioso, fresco, muy fácil de preparar. Sin embargo, desde el punto de vista funcional, esta combinación no es la mejor: ambos alimentos, de hecho, están muy concentrados en sales minerales, cuya eliminación sobrecarga la carga de trabajo renal, favoreciendo también la retención de agua. Consumimos este plato con moderación;
  • Pasta y patatas: pobre en ingredientes, pero ciertamente rico en sabor, la pasta y las papas es un primer plato tradicional excelente para satisfacer el paladar, pero el maridaje entre los dos carbohidratos no va muy bien con la línea: da vida a una comida con un alto carga glucémica que libera demasiados azúcares y sobreestimula la actividad de la insulina que, si se somete a numerosos picos prolongados, facilita la acumulación de grasa;
  • Carne y queso: esta combinación puede ser errónea sobre todo para quienes padecen trastornos digestivos, debido a que la caseína contenida en los quesos tiende a incorporar las proteínas de la carne, favoreciendo los fenómenos de putrefacción. Por tanto, es preferible elegir una única fuente de proteínas (aunque no siempre es una elección obligatoria) para acompañar una guarnición de verduras frescas;
  • ensalada de frutas: una ensalada de frutas rica en muchas frutas, quizás enriquecida con algunas cucharaditas de azúcar, puede parecer una opción de comida fresca y saludable, para llenarse de vitaminas. En realidad, combinar demasiadas frutas diferentes solo trae demasiados azúcares al cuerpo, más aún si, como se mencionó, agregamos más granulado, causando primero un pico glucémico y una respuesta insulinémica. Más bien, elegimos solo una fruta fresco para comer al final de una comida, mejor si no se combina con otras fuentes naturales de azúcares como carbohidratos (pan, pasta, patatas, arroz).

10 combinaciones de alimentos beneficiosos

Existen varias combinaciones que, a diferencia de las anteriores, son beneficiosas para el organismo y la salud por diferentes motivos: unas porque aprovechan la sinergia de los micronutrientes, otras porque no cansan la digestión y estimulan el trabajo del hígado y los riñones, otras porque Evite grandes cargas glucémicas. Busquemos diez juntos.

1 Pan tostado y aceite de oliva virgen extra

Es una de las mejores formas de desayunar: las excelentes grasas que aporta el aceite de oliva virgen extra permiten una absorción reducida y más lenta de los azúcares presentes en el pan, evitando picos glucémicos y manteniendo la insulina y el apetito más estables.

2 Nueces y copos de avena

Otro combinación ideal para el desayuno es la que aportan las nueces y las hojuelas de avena: ambos son alimentos ricos en magnesio (que ayuda a mantener activas las facultades cognitivas y combatir la fatiga), hierro y cobre, elementos esenciales para la producción de hemoglobina. Las grasas buenas y los fitoesteroles de las nueces combinados con los betaglucanos de avena tienen un efecto beneficioso sobre el metabolismo de los lípidos, promueven la motilidad intestinal y la salud del sistema circulatorio.

3 Verduras crudas y pastas

La pasta es el plato principal de la cocina italiana por excelencia, con un consumo anual per cápita que supera los 20 kg. Rico en carbohidratos, el combinación ganadora proporciona el acompañamiento con una porción de verduras crudas, mejor si no almidonados, como lechuga, rúcula, pepinos, songino, valeriana, sazonados con aceite de oliva virgen extra: la combinación de grasas y fibras oleaginosas presentes en las verduras ralentiza la absorción de azúcares, limitando los picos de azúcar en sangre y ayuda a dar más saciedad.

4 Arroz integral y garbanzos

Arroz integral o espelta, mijo, cebada, trigo sarraceno junto con frijoles, guisantes o lentejas: la combinación de cereales y legumbres es perfecta ya que permite obtener un perfil completo de aminoácidos. Las legumbres, de hecho, son pobres en algunos aminoácidos como la metionina, la cisteína y el triptófano pero ricas en lisina, mientras que la situación contraria ocurre en los cereales. Su unión en el plato es, por tanto, una fuente de proteínas vegetales completas.

5 Cebolla y tomates crudos

Los tomates son hortalizas muy ricas en sales minerales y con una acción poco diurética: los que sufren retención de agua, de hecho, harían mejor en no ponerlos crudos en cada ensalada mixta. Allí combinación correcta e inteligente que todavía nos permite saborearlos es el que tiene la cebollas crudas: ricas en agua y con gran capacidad drenante, son excelentes para contrarrestar el “estancamiento” provocado por el tomate y mejorar el drenaje renal.

6 Salmón y rúcula

El salmón es una excelente fuente de vitamina D que estimula la absorción de calcio, presente no solo en los productos lácteos, sino también en muchas verduras como la rúcula: tales combinación de alimentos es una elección inteligente para asimilar mejor este mineral tan importante para nuestros huesos.

7 Ensalada de rúcula y achicoria con huevos

Una alternativa al pescado antes mencionado son los huevos, otra preciosa fuente de vitamina D, que se añade a una rica. ensalada de rúcula y achicoria, para mejorar la absorción de calcio. Escalfarse para digerirlo rápido y mejor, o bien duro hasta 8 minutos desde que el agua empieza a hervir.

8 Carne con verduras amargas y piña

La proteínas cárnicas están más involucrados en los órganos utilizados para la digestión y, debido al alto contenido de desechos nitrogenados, también en el funcionamiento renal: por lo tanto, es mejor acompañarlos con una mezcla de ensaladas amargas, como achicoria, cebolla cruda, escarola y cohete. Además, la piña al final de la comida, provisto del vástago central, estimula aún más la digestión de proteínas debido a la presencia de bromelina.

9 Carne con pimientos

La planchar presente en la carne es de tipo hemo, absorbido más y mejor por el organismo que el no hemo de proteínas de origen vegetal. Para facilitar aún más su absorción, es útil asociar la carne con el pimiento por su alto contenido en vitamina C, entre los más altos entre las verduras y hortalizas.

10 Quesos añejos con verduras amargas y diuréticas

Los quesos añejos son más ricos en proteínas, grasas y sales que los productos lácteos, provocando la retención de agua con mayor facilidad y un efecto astringente en el intestino. La combinación con apio crudo, hinojo y pepinos. asegura una acción diurética, mientras que la de verduras amargas como la escarola, la achicoria, la rúcula, la alcachofa cruda o la achicoria es ganadora ya que favorece la salida de la bilis.

Categoría Asociaciones correctas Asociaciones incorrectas
Hidratos de carbono complejos (pan, pasta, patatas, cereales)
  • Escurrir verduras
  • Proteínas vegetales (legumbres)
  • Otros carbohidratos complejos
  • Verduras con almidón
  • Proteínas animales
Proteínas animales

  1. carne roja
  2. carne blanca
  3. Pescado

Verduras

  1. Verduras crudas amargas
  2. Verduras crudas o cocidas
  3. Verduras crudas de drenaje
Otras proteínas animales y vegetales

  1. Verduras ricas en sales minerales
Proteínas vegetales
  • Hidratos de carbono complejos
  • Verduras
Otras proteínas animales o vegetales
gordo Verduras
  • Otras grasas
  • Proteínas animales y vegetales

Combinaciones de alimentos para adelgazar

Todas las combinaciones de alimentos antes mencionadas son naturalmente también aptas para quienes necesitan adelgazar: basadas en la correcta sinergia entre alimentos, son una ayuda válida para promover la digestión es acelerar el metabolismo. Por supuesto, todos tendrán un requerimiento diario individual de macronutrientes, por lo que con la ayuda de un nutricionista puede calcular el suyo. Sin embargo, a las diez combinaciones enumeradas, agregamos algunas que son particularmente adecuadas para aquellos que tienen algunos kilos de más para deshacerse.

✓ Té verde, tostadas y chocolate amargo

A desayuno delicioso, pero que también hace un guiño a los kilos de más lo da la combinación de té verde, tostadas y chocolate amargo. El té verde promueve la diuresis, elimina los desechos y las sustancias de desecho a través de la orina, y contiene metilxantinas que reducen la absorción de azúcares del pan y estimulan la lipólisis; El chocolate negro (preste atención a las etiquetas: contiene al menos un 70% de cacao) es rico en grasas buenas (que no tienen efecto sobre la liberación de insulina) y minerales que, en sinergia con las catequinas del té, también son eficaces para combatir radicales y prevenir el envejecimiento celular.

✓ Fruta fresca y frutos secos

La snack ideal que combina sabor con salud: una fruta fresca de temporada combina bien con un puñado de frutos secos, como, por ejemplo, las almendras. Los frutos secos contienen grasa y fibra que ralentizar la absorción de azúcar naturalmente contenida en fruta fresca, lo que también nos permite llegar a la siguiente comida con menos hambre.

✓ Alcachofas crudas con aceite de oliva virgen extra, jengibre, limón y tomillo fresco

Esta combinación a base de alcachofas crudas en rodajas finas y especias ayuda activar la función hepática, aportando beneficios en términos de digestión y desintoxicación. Y una ayuda para un estómago más plano.

Continúe leyendo las ideas recomendadas:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Selecciona aceptar para continuar navegando. Política de cookies

Ir arriba