blog

¿Qué no comer en el calor? Estos son los errores que debes evitar

Una adecuada elección de alimentos puede ayudar mucho durante los días más calurosos del año. Veamos qué alimentos deben evitarse durante la temporada de calor y por qué.

Es natural pensar enverano como la temporada en la que te cuidas, te relajas y tomas decisiones más saludables sobre lo que comes, pero a menudo terminas con volver a caer en errores que no te das cuenta.

Basta pensar, por ejemplo, en el mayor tiempo que pasamos fuera de casa y por tanto en las tentaciones a las que continuamente nos vemos sometidos: cenas con amigos, aperitivos inesperados, snacks elaborados comiendo “street food”, jornadas de playa haciendo refrigerios rápidos pero a menudo poco saludables.

La calor excesivo pone nuestro cuerpo en una condición fuerte estrés y lo somete a trabajo adicional para compensar las condiciones ambientales adversas, a menudo con la consecuencia de aumentar aún más la temperatura corporal. Es por eso que surgen irritabilidad, dificultad para concentrarse, dificultad para conciliar el sueño.

La importancia de una dieta hidratante

La primera y fundamental regla a seguir, cuando el calor se vuelve excesivo, es la de Bebe mucha agua para mantener nuestro cuerpo bien hidratado incluso antes de que surja la sensación de sed, que ya es un primer signo de deshidratación. Por esta razón especialmente yo niños se les debe animar continuamente a beber.

También sería bueno consumir mucho frutas y vegetales frescos que, además de aportar líquidos, nos suministran sales minerales es vitaminas esencial para mantener todas las funciones vitales eficientes.

9 categorías de alimentos para evitar en el calor

De la misma forma, sin embargo, hay algunos alimentos a los que debemos prestar mucha atención en verano o incluso evitarlos. Veamos cuáles son:

1Carnes grasas y embutidos

Estas son carnes ricas en grasas saturadas es colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”), que son perjudiciales para nuestras arterias. Estas carnes también son difíciles de digerir y contienen un exceso de sal, que promueve la deshidratación. Sería mejor optar por alternativas magras como el jamón cocido o crudo o la pechuga de pavo (en el caso de los embutidos) o carnes magras, como carnes blancas y pescados.

2Comida frita

Por definición, freír alimentos requiere el uso de grandes cantidades de aceite y, por lo tanto, es una fuente de grasas saturadas y de colesterol, que contribuyen a aumentar la inflamación de los tejidos. La digestión de los alimentos fritos es muy laboriosa e implica aumentar la temperatura corporal haciéndonos sudar más. También constituye una sobrecarga de trabajo para el hígado.

3Interrogatorio intenso

A menudo se elabora con carnes grasas, por lo que también son fuentes de grasas saturadas, que además de no ser saludable para nuestro sistema cardiovascular, si no se cocina con los criterios adecuados, puede conducir a la formación de sustancias cancerígenas. Además, estas preparaciones suelen ir acompañadas de salsas y condimentos excesivamente salados que aumentan la deshidratación, sin olvidar el contenido calórico que aumenta de forma espectacular.

4Alcohólico

Las bebidas alcohólicas son altas en calorías (aportan 7 kcal por gramo) pero carecen de nutrientes. Estas calorías se disipan en calor y favorecen el aumento de la temperatura corporal. La ingestión de alcohol provoca deshidratación ya que aumenta la diuresis y también provoca un estado de hipoglucemia con la consecuente debilidad y fatiga.

5Bebidas carbonatadas y azucaradas.

Especialmente en verano nos atraen las bebidas de diversos sabores que prometen refrescarnos. En realidad, en su mayoría contienen bebidas. tintes es azúcares los cuales, una vez más, además de tener un contenido calórico excesivo son los causantes de la deshidratación ya que determinan una sustracción de líquidos de las células. Estos azúcares, al extraer líquidos en el intestino, pueden causar disentería con un aumento adicional de la deshidratación. Las bebidas gaseosas a menudo contienen cafeína, otro agente diurético.

6Bebidas excesivamente frías

Las bebidas frías, si parecen refrescantes al principio, en realidad tienen el efecto contrario, es decir calientan el organismo. Esto sucede porque el cuerpo tiende a llevar el líquido ingerido a su propia temperatura y, por lo tanto, produce calor. Además, la ingestión de bebidas demasiado frías podría causar congestión. Con este término nos referimos al bloqueo de los procesos digestivos debido a un intento de compensación que el cuerpo pone en marcha para intentar regular su propia temperatura, estimulando en exceso el sistema cardiocirculatorio.

7Alimentos picantes y picantes

Las comidas picantes también tienen efecto termogénico, es decir, su ingestión provoca un aumento de la temperatura corporal con la consiguiente sudoración intensa y por tanto pérdida de fluidos.

8Café

La cafeína contenida en el café y en general en las bebidas llamadas “nervine” tiene un efecto diurético, es decir, una causa pérdida de fluidos y sales minerales resultando en deshidratación.

9Alimentos precocinados

Estos alimentos, aunque a menudo son convenientes cuando decide pasar un día fuera de casa, suelen ser ricos en conservantes y, en general, muy rico en sal lo que contribuye a incrementar la pérdida de líquidos, ya excesiva con temperaturas ambiente elevadas. Además, con el calor, estos alimentos se estropean fácilmente debido a la contaminación bacteriana.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Selecciona aceptar para continuar navegando. Política de cookies

Ir arriba